El Club de Atletismo Unión Guadalajara (CAUG), gestiona directamente su escuela de atletismo con más de 20 años de antigüedad, en la pista situada en Guadalajara ‘Fuente de la Niña’.

La escuela propia del club cuenta desde la categoría benjamín hasta la categoría juvenil, divididos en distintos grupos y adaptados éstos a los distintos niveles de aprendizaje.  Además, el club cuenta con equipos desde la categoría júnior hasta la absoluta con un equipo profesional, en el que poder seguir avanzando y creciendo, tanto a nivel atlético como personal.   

 

Cuando pensamos en el atletismo la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de un corredor, sea velocista o fondista.

 

Pero el atletismo es mucho más. Con el atletismo se practican las habilidades motrices más básicas como en ningún otro deporte: correr, saltar y lanzar de las más variadas formas.

 

La edad de los escolares que asisten a la escuela deportiva es la adecuada para aprender las distintas habilidades y las técnicas específicas de cada especialidad atlética. A esas edades lo más apropiado es aprender todas las especialidades atléticas posibles para conseguir de él un deportista hábil, coordinado, ágil....

 

Por eso, en la escuela deportiva, nuestro principal objetivo es que sean capaces de ejecutar todas las pruebas del atletismo posibles para que, en el futuro, puedan escoger la que más se adapte a sus capacidades.

 

Un niñ@ que venga a nuestra escuela puede entrar pensando que quiere ser como Usain Bolt y terminar el año dándose cuenta de que debe seguir los pasos de Mike Powell.

 

Y en una misma competición se les puede ver lanzando jabalina y corriendo 80 metros lisos; saltando altura y lanzando peso; marchando y lanzando disco; corriendo 150 metros lisos y 80 metros vallas.

 

En nuestra escuela aprenden con distintos materiales, de un forma divertida, sin olvidar el puntito competitivo. El atletismo se convierte en una actividad que forma personas antes que atletas.

 

Nuestro objetivo es que vengan ilusionados y vuelvan a casa cansados pero contentos.

 

Porque lo que prima en un atleta de escuela es el desarrollo multidisciplinar antes que la especialización.

 

Para eso.... ya habrá tiempo.